Fuente del amor eterno

  • Published in Oraciones

Por mediación de María, Reina y Madre de nuestras almas, nos cobijamos en el Sagrado Corazón de Jesús, abriéndonos a su voluntad divina. Abelardo de Armas nos lleva a una oración fervorosa que invita a elevar nuestras voces con la oración de San Ignacio de Loyola diciendo: «tomad, Señor… todo es vuestro, disponed a toda vuestra voluntad».

 

¿Cómo puedo ayudar?

Gracias a la generosidad de nuestros bienhechores, hemos podido seguir hasta ahora. Pero las exigencias van siempre en aumento y con frecuencia surgen gastos imprevistos, como reparaciones, adquisición de nuevas máquinas, etc.
Más información aquí.

Colaboramos con:

proclericis          ewtn
CultuDivino           ain

Newsletter